Cuphead es el indie del año, un juego clásico de "dispara y corre" en el que debemos batir a todos los jefes antes de enfrentarnos al diablo.